Transformación Digital en la Educación

05.04.2021

Cuando ocurre un cambio tan radical en el mercado como el que ha generado la pandemia de COVID-19, las instituciones en general (se incluyen las educativas) necesitan tener muy claros sus objetivos y evaluar si estos siguen vigentes o si es necesario cambiarlos. Por tanto, se debe definir cómo serían los impactos dentro de los cuatro pilares de una transformación digital: personas, procesos, tecnología y negocios. 

La transformación digital, es más que simplemente migrar registros en papel a una computadora, y es más que adoptar tecnologías para realizar operaciones comerciales más rápido y más eficientemente.

Es una serie de cultura profunda y coordinada, fuerza laboral y cambios tecnológicos que permitan nuevos modelos educativos y operativos y transformar el modelo de negocio, las direcciones estratégicas y la propuesta de valor de una institución.

Es amplio y profundo en toda la institución, lo que requiere un liderazgo innovador en todos los niveles, así como coordinación avanzada entre unidades. Y exige flexibilidad y agilidad que extender la educación superior más allá de las comodidades de sus tradiciones.

Transformación Digital: Pilares

Como se mencionó anteriormente, se debe definir cómo será el impacto dentro de los cuatro pilares de una transformación digital: personas, procesos, tecnología y negocios. Siendo la Educación la estrategia para llevarla a cabo con éxito.

 En tiempos de crisis, la capacidad de adaptar rápidamente los procesos marca una diferencia gigante.

  • Pilar Personas: En un nuevo contexto las personas se adaptan mucho más rápido que el convencimiento uno a uno. Por ejemplo, si una empresa quiere que las personas sean emprendedoras, no puede castigarlas cuando se equivocan. Si quiere que sean innovadoras, debe darles un espacio para que generen ideas. Al cambiar el contexto, las personas se adaptan al cambio, y el cambio tendrá lugar por adaptación más que por convencimiento.
  • Pilar Procesos: hay que tener claro que en un nuevo contexto siempre hay actitudes que se quieren introducir y barreras que se deben eliminar. Si bien las personas pueden trabajar desde casa, ¿cómo va a funcionar la evaluación con su jefe? ¿Cómo va a funcionar la gestión de desempeño? ¿Cómo van a funcionar las compras?
  • Pilar Tecnología y Negocios: Los ciberataques. Pensar en optimizar la conexión segura, sobre todo ahora que los trabajadores ingresan al sistema desde sus casas. Proyectarse a un escenario más lejano, el año 2021, en el que el contexto será distinto y habrá nuevos retos para los negocios, los cuales probablemente demandarán nuevas tecnologías.

Transformación Digital en Educación: Desafíos

En esta denominada cuarta revolución industrial donde se promueve la innovación, la competitividad, productividad e inclusión financiera; resulta crucial pensar en la desigualdad de habilidades y capacidades digitales no sólo como medios de acceso a información, sino también como medios de subsistencia y educación en sociedades altamente cambiantes.

La crisis que estamos experimentando por el coronavirus nos permite analizar y reflexionar sobre los desafíos que tenemos como sociedad.

 La transformación digital, es un cambio complejo y sistémico que demanda instituciones inclusivas, flexibles y abiertas al cambio, las cuales requieren trabajar a distintos niveles, incidiendo desde las políticas públicas, leyes, ordenanzas distritales, hasta las normas y prácticas establecidas entre los actores públicos, privados y la sociedad civil. 

Asimismo, debe contemplar principios éticos, democráticos, colaborativos y mecanismos de transparencia que permitan orientar la transformación digital hacia impactos positivos en términos tecnológico, sociales, ambientales, políticos y económicos. 

Sin duda se necesitan de iniciativas que vinculen el entorno y pongan su conocimiento al servicio de la comunidad; de una sociedad civil con capacidad de agencia para el cambio; y gobiernos locales transparentes cuya transformación digital sea para el bienestar de su población.

Necesidad de formación: Pandemia

El COVID-19 nos ha empujado a todos a ser más ágiles, más estratégicos, más colaborativos y más enfocado. Nos ha pedido que analicemos lo que hacemos de nuevas formas y que prioricemos los resultados en apoyo a nuestra misión de forma más rápida y directa que nunca.

 

Aquellas instituciones que no habían considerado en ninguna medida significativa la transformación digital en sus instituciones, ahora se enfrentan con cambiar en esa dirección por necesidad. Mientras miramos hacia un futuro muy incierto, ya están viendo evidencia de que las instituciones están priorizando los esfuerzos que aportan el mayor valor y resultados más tangibles, de manera profunda y coordinada.

 Todo esto sin duda es, en efecto, adoptando la transformación digital, intencionalmente o no, como una cuestión de supervivencia. Estos no son tiempos fáciles. Sin embargo, a medida que avanzamos hacia la transformación más rápido de lo esperado, tal vez todos podamos, ayudados por el conocimiento y la experiementación.

Un país, con una situación...

Sabemos que el uso de las tecnologías digitales nos permite acceder a información, trabajar, estudiar y hasta comprar artículos de primera necesidad, también sabemos que todavía no contamos con suficiente infraestructura tecnológica para que todos disfruten de estos beneficios.

Las dificultades nos han revelado un gran campo en el que hay que trabajar para generar procesos de trasformación digital inclusivos, lo cual puede significar nuevas oportunidades de colaboración entre diversos actores, redes y comunidades de aprendizaje.

En Venezuela existe una gran brecha digital, la cual afecta principalmente a poblaciones vulnerables tanto en las ciudades como en las zonas rurales, donde se focaliza la extrema pobreza y las condiciones de exclusión social. ¿cómo pueden saber si son beneficiarios, si no cuentan con los medios, ya sea un teléfono celular inteligente, una PC o internet para acceder a dicha información?

Se deben contemplar mecanismos de innovación inclusiva que reduzcan las brechas digitales existentes. El fortalecimiento de una sociedad digital inclusiva en el país, que requiere de un ejercicio de una ciudadanía digital con deberes y derechos, donde se garanticen el acceso a la energía y la conectividad como derechos universales, se genere una fuerza laboral para que pueda adaptarse a los rápidos cambios en el mercado laboral, y se creen códigos de ética adaptados a la realidad actual.

Panorama profesional

Los programas de formación profesional se han visto especialmente afectados por la pandemia debido a que las instituciones no estaban preparadas para enfrentar la continuidad de las clases de manera remota, dejando pérdidas de aprendizaje importantes entre el alumnado.

Se ha visto una falta de motivación entre los profesores y estudiantes, y por ende la tasa de abandono en este tipo de programas se ha incrementado.

La mayoría de los centros no estaban preparados para responder a las restricciones impuestas por la pandemia, por lo que el 95% cerró completamente durante el confinamiento. 

Además, el 98% pospuso la formación basada en el aprendizaje en el trabajo a causa del cierre de las empresas, y el 78% canceló o postergó evaluaciones y exámenes de certificación.

Aun así, los centros formativos se adaptaron a marchas forzadas a la enseñanza a distancia mediante un "proceso de aprender haciendo". 

Los principales obstáculos que se presentaron al inicio fueron la falta de infraestructura tecnológica, de plataformas eficaces de formación profesional a distancia y recursos pedagógicos de calidad, así como de docentes y estudiantes con las competencias necesarias para la enseñanza-aprendizaje en remoto.

Nuevas Alternativas

La formación profesional a distancia se ha incrementado a raíz de la pandemia

Algunos países han adoptado también nuevas medidas políticas para garantizar que los sistemas de formación profesional estén mejor preparados para futuras crisis.

Antes de que apareciera el COVID-19 en escena, solo 13 de 92 países ofrecían formación profesional en línea regularmente; y, durante la pandemia esta modalidad formativa aumentó a 46 de los mismos 92 países.

Asimismo, la crisis ha dado lugar a innovaciones en la docencia y el aprendizaje en formación profesional. Por ejemplo, se han establecido altenativas formativas en línea para mejorar las habilidades digitales y de enseñanza a distancia del profesorado, se han grabado videos y tomado fotografías de las tareas prácticas realizadas en casa y se han transferido a plataformas virtuales. También se han desarrollado opciones de enseñanza-aprendizaje y evaluación flexibles, que van desde soluciones de alta y baja tecnología a no tecnológicas como, por ejemplo, el uso de la televisión para difundir conocimientos prácticos.

Se han establecido colaboraciones público-privadas, por ejemplo, para dotar de equipo digital a los docentes y a los estudiantes desfavorecidos.

ATEmprendedores y sus Talentos de Alto Nivel...

En ATEmprendedores nos embarcamos con los Talentos que conforman nuestra Red en la cruzada estoica de brindar alternativas educativas que ayuden a nuestra juventud en la formación de capacidades alternativas, que llenen de conocimiento, valores, y habilidades que nos ayuden al colectivo en la construcción de todos estos cambios que nuestro país necesita.

Por ello te ofrecemos en nuestra oferta académica diversidad de cursos adaptados a la demanda actual y en el marco de la emergencia mundial del COVID - 19.

Bachilleres, que aún están en la espera de un cupo universitario, los proveemos de las herramientas para formarse como profesionales Freelance.

Asimismo, aquellos Profesionales que quieran aprender una herramienta tecnológica específica o que desea experimentar en otras áreas.

Emprendedores, que desean manejar sus propias redes, crear sus sitios web o diseñar su Tienda Virtual.