Las fortalezas humanas, la solución a la revolución de habilidades

19.11.2019

Desarrollar una combinación de habilidades técnicas y blandas es la solución a la revolución de habilidades que está trayendo consigo la transformación del escenario empresarial, con motivo de la digitalización. Esta es una de las principales conclusiones del estudio publicado por ManpowerGroup titulado 'Robots Need Not Apply: Human Solutions in the Skills Revolution'.  

Tras conocer las respuestas de más de 20.000 empleadores, de 42 países, y sus impresiones sobre el impacto que la automatización tendrá sobre su fuerza de trabajo, el informe de ManpowerGroup destaca que, pese a lo que se podría pensar, la tecnología -a largo plazo- hará que se necesiten más personas y no menos. Esto contradice la teoría de la eliminación de determinados puestos de trabajo a causa de la transformación digital. Una realidad que, no obstante, no niega el informe, aunque sí matiza la razón por la que la mano humana se hará imprescindible en esa nueva era: las habilidades interpersonales.

De hecho, según los resultados de la encuesta, el 86% de los empleadores a nivel mundial afirman que su plantilla aumentará o se mantendrá sin cambios en los próximos dos años debido a la automatización, aunque eso sí, el impacto varía dependiendo de la función que se desempeña. Por ejemplo, las funciones vinculadas al área TI salen reforzadas frente a otras más administrativas y de oficina, que sí podrían disminuir.

Por otro lado, el valor que las compañías ahora le dan al servicio al cliente es cada vez más evidente en el mundo digital, y, por ello, las fortalezas humanas son más valiosas que nunca. En este sentido, más de la mitad de las empresas encuestadas afirman que las habilidades de comunicación, escritas y verbales, son las habilidades más importantes, seguidas de la colaboración y la resolución de problemas.

"La digitalización está sucediendo a un ritmo sin precedentes y todas las industrias y funciones se verán impactadas", destaca Jonas Prizing, presidente y CEO de ManpowerGroup. "Esta es una buena noticia para las personas, siempre que cuenten con una combinación adecuada de habilidades", añade.

Asimismo, Prizing afirma que la clave en todo este proceso está en la formación y el reciclaje de los profesionales, los cuales pueden completar sus conocimientos con otros nuevos que permitan revalidar su empleabilidad. Por ejemplo, aquellos trabajadores vinculados a la confección pueden aprender a trabajar con las nuevas herramientas o materiales surgidos en el mercado. Lo mismo sucede en las cadenas de montaje de las compañías de automoción, otro de los sectores que podrían verse afectados por la automatización.

De hecho, en la Revolución de Competencias, en la que se aceleran los ciclos y se requiere mayor agilidad para la adaptación de las habilidades, las empresas son cada vez más conscientes de la importancia del aprendizaje continuo de sus equipos para mantener su competitividad. En este sentido, desde 2016 se ha duplicado el número de compañías que invierte en plataformas de aprendizaje y herramientas de desarrollo para transformar su propio Ciclo de Talento. En concreto, según otro informe de ManpowerGroup, las empresas afrontan la escasez de talento ofreciendo más formación y desarrollo a sus equipos (54%), redefiniendo los requisitos de formación y experiencia (36%), o ofreciendo ventajas y beneficios adicionales (32%).

"Ayudar a las personas a superarse y a prepararse para el futuro será el desafío definitivo de nuestro tiempo. Identificar habilidades a demanda y proporcionar acceso al empleo es la solución para todos nosotros en la revolución de habilidades", concluye el CEO de ManpowerGroup.