La Sostenibilidad de las Empresas

30.05.2022

Una empresa es sostenible cuando crea un valor económico, ambiental y social a corto y largo plazo, contribuyendo así al aumento del bienestar y al progreso auténtico de las generaciones presentes y futuras.

Por: Nueva iso 14001 y ATEmprendedores

En las estrategias de sostenibilidad en la empresa, esta aparece como sinónimo de "gestión ambiental del riesgo", que regula la identificación de los aspectos ambientales como los principales representantes, de la cual se deriva la Responsabilidad Social, siendo esta una integración voluntaria, de las preocupaciones sociales, ambientales, comerciales y relaciones con sus interlocutores por parte de las empresas.

La sostenibilidad aplicada a la estrategia empresarial va más allá del cumplimiento de las obligaciones legales, fiscales o laborales, siendo de vital importancia el aumento de la inversión de capital humano, el medio ambiente y las relaciones con interlocutores.

La experiencia adquirida al invertir en tecnologías y prácticas comerciales amigables con el medio ambiente sugiere, además de cumplir con todas las leyes, aumentar la competitividad de las empresas. Por encima de la consideración de la sostenibilidad, las organizaciones que integran este concepto en su estrategia y toma de decisiones, argumentan que obtener ganancias es el objetivo principal de las empresas, pero no su única razón de ser, y optan por una reflexión a largo plazo sobre decisiones estratégicas e inversiones

Por lo tanto, contribuyen a crear un marco en el que las empresas pueden gestionar sus operaciones de una manera que fomente el crecimiento económico y la competitividad, garantizando la protección del medio ambiente y mejorando el impacto social de la actividad empresarial.

El desarrollo sostenible en la empresa es, esencialmente, la sostenibilidad económica del negocio, a largo y mediano plazo.

Para mantener la rentabilidad económica de las actividades productivas, es necesario considerar nuevos conceptos de riesgo y oportunidad, asociada con aspectos ambientales y el impacto social de la producción o la calidad de las relaciones laborales.

Para defender la gestión sostenible de la empresa, es esencial trabajar la estructura de la empresa sostenible y mostrarlo, aclarando cualquier duda que pueda tener al respecto. 

La dirección de la empresa debe tratar de satisfacer no solo las expectativas de inversores sino también todos los agentes involucrados (personas y organizaciones que tienen algún tipo de interés en sus actividades). 

Una empresa que quiere avanzar hacia la sostenibilidad debe comenzar con un compromiso de la alta gerencia que debe asumir ciertos valores. Todas las actividades de la empresa respetarán las pautas establecidas por estos valores.

¿Qué indicadores miden la sostenibilidad de tu empresa?

Hablar de sostenibilidad en los negocios es hablar de un desarrollo basado en tres vértices: el económico, el ambiental y el social. Cuando se combinan de manera estratégica, este triángulo ocasiona una actividad empresarial con impacto reducido en el ambiente y empleados felices, además de un valor añadido a tu negocio. 

Debes saber cuáles son los indicadores más importantes en la evaluación de la empresa y sus motivos.

El término se usa hasta la saciedad: ser sostenible, sostenibilidad empresarial, desarrollo sostenible... Pero ¿qué significa, realmente, la sostenibilidad de un negocio? Como dijimos anteriormente, una empresa sostenible es aquella que tiene en cuenta en su actividad las oportunidades, obligaciones y riesgos económicos, sociales y ambientales. Es decir, una empresa que presenta un crecimiento económico ético, que minimice el impacto ambiental y respete la comunidad.

El concepto es tan amplio que la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas (WCED, por sus siglas en inglés) lo ha explicado desde otro ángulo: una empresa con un desarrollo sostenible es aquella "que responde a las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de que las futuras generaciones puedan responder a sus propias necesidades".

La propia ONU afirma, en la guía para la sostenibilidad corporativa del programa Global Compact, que una empresa debe asegurar cinco aspectos para ser sostenible:

  1. Actuar de manera responsable, conforme a los principios universales;
  2. Dinamizar acciones que apoyen a la sociedad;
  3. Comprometerse con la sostenibilidad de los cimientos de una empresa al nivel más elevado;
  4. Publicar informes anuales de tus logros y esfuerzos;
  5. Alentar una implicación con las comunidades locales de las que forma parte.

Sostenibilidad económica

¿Qué es? Hace referencia al crecimiento económico que sostiene una empresa, siempre con respeto por los recursos naturales, reducción progresiva de la huella ecológica de los productos (en su ciclo completo) y riqueza distribuida de forma equitativa.

Para la evaluación puramente económica de la empresa, el Instituto de Apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas y a la Innovación recomienda estos indicadores:

  • Fondo de maniobra y necesidades;
  • Deuda (%) y estructura de endeudamiento (%):
  • Volumen de negocios/pasivo;
  • Liquidez general y reducida;
  • Rentabilidad líquida y operacional de ventas;
  • Rentabilidad operacional activo;
  • Rentabilidad del capital propio;
  • Valor añadido Bruto.

Sostenibilidad social

¿Qué es? Este vértice plasma la relación sostenible que la empresa debe fomentar en la dimensión humana (es algo interno, pero también debe hacerse en beneficio de la sociedad y de la comunidad local de la que forma parte). Entre otras cosas porque, citando al programa Global Compact de las Naciones Unidas, "tanto de forma directa como indirecta, las empresas influyen en lo que sucede a los empleados, a los trabajadores de la cadena de valor, clientes y comunidades locales, y por ello es importante gestionar estos impactos de manera proactiva".

En definitiva, personas felices y comunidades más desarrolladas. Pero ¿cómo cumplir estas metas? La sostenibilidad social implica, por ejemplo, una actividad empresarial ética y de valoración de recursos humanos, con salarios justos y puestos de trabajo dignos, no discriminatorios y sustentables. También se deben desarrollar, no obstante, programas de apoyo a la sociedad, que respondan a los problemas sociales de las comunidades locales. ¿Promoviendo un programa de voluntariado de colaboradores, por ejemplo? Esta es una acción que se integra plenamente en el desarrollo de la sostenibilidad social de tu empresa.

Ejemplo de indicadores usados para medir la sostenibilidad social:

  • Acciones de voluntariado;
  • Programas de apoyo a la comunidad;
  • Inversión en intervención en la comunidad;
  • Impacto social de las intervenciones (SROI);
  • Puestos de trabajo creados;
  • Iniciativas de apoyo a las familias de los empleados;
  • Grado de satisfacción de los empleados;
  • Diversidad de los empleados;
  • Número de beneficios sociales para empleados;
  • Frecuencia del uso de estos beneficios sociales.

Consejos para lograr una empresa más sostenible

La implementación de una estrategia de sostenibilidad en cualquier tipo de empresa ha demostrado ser rentable. En la mayoría de los casos, significa ser consciente de la cantidad de recursos consumidos y conocer los puntos de la cadena de valor donde hay ineficiencias. 

En otros casos, tiene un impacto en el aumento de las ventas, ya que existe una creciente comunidad de consumidores responsables. Estos consumidores tienen en cuenta dónde invierten su dinero y qué aportan a sus decisiones de compra.

  • Controla y reduce el consumo de energía. Promueva y fomente en su equipo de trabajo hábitos que tengan un impacto en la reducción del consumo de energía, por ejemplo, apagar el equipo cuando no esté en uso, ajustar la temperatura del aire acondicionado, entre otros. Evaluar la capacidad de cambiar los sistemas por otros más eficientes
  • Selecciona tus proveedores. Promueva la contratación de proveedores con un compromiso medioambiental dentro de su empresa. Elija proveedores locales o de proximidad como prioridad.
  • Promover el uso de medios de transporte sostenibles. Invertir en vehículos híbridos o eléctricos, promover el transporte colectivo de trabajadores, el uso del transporte público, el uso de bicicletas o viajar a pie, son acciones para reducir el impacto ambiental del transporte.
  • Ahorra papel. El papel es un material utilizado en todas las empresas que causa diferentes problemas ambientales como la deforestación, el cambio climático, entre otros. Promueve el uso de sistemas de intercambio de archivos digitales al reducir o eliminar el uso de papel.
  • Gestione eficientemente los residuos. Las empresas son grandes generadoras de desechos, ponen en práctica la regla 3R en el siguiente orden: reduzca el volumen de desechos generados o reutilice los desechos.
  • Promover la educación y capacitación ambiental. Lleva a cabo campañas de educación y capacitación ambiental entre los trabajadores para su sensibilización.
  • Integra ecodiseño. Es concebir sus productos o servicios desde un punto de vista ambiental, teniendo en cuenta todo el proceso de producción, desde su creación hasta el final de su vida útil. Utilice materiales de fuentes renovables, con bajo consumo de energía.
  • Fomentar el comportamiento responsable de sus clientes. Promueva comportamientos responsables entre sus clientes mediante la realización de campañas promocionales que recompensen acciones sostenibles.
  • Colabora con acciones sociales. Con pequeños gestos puede beneficiar a innumerables personas. Planificar colaboraciones con entidades que promuevan acciones con un beneficio socioambiental.
  • Mida y reduzca su huella ambiental o su huella de carbono. Las empresas provocan por su propia actividad acciones que dañan el medio ambiente, medirlo y proponer acciones de minimización, son necesarias para ser más sostenibles.

ATE y la sostenibilidad de Empresas

En ATE, con miras hacia el futuro, apoyamos las empresas sostenibles.

Hemos trabajado arduamente para implementar nuevos modelos de negocio que sean disruptivos partiendo de nuestras propias experiencias.

Creamos diariamente, apoyando el buen uso de herramientas online, que permitan disminuir el uso de papel, haciendo nuestros procesos administrativos cien por ciento virtuales incluyendo las firmas electrónicas.

Incluimos a nuestros clientes, emprendimientos y talentos de la RED en este proceso. Involucramos el trabajo en equipo como bien social y como la única manera de garantizar el éxito, aplicando la colaboración dentro de nuestra filosofía.

Ya es un hecho, que las empresas sostenibles serán las que sobrevivirán a los constantes cambios del mundo. Sin embargo, aún en nuestros países se manejan procedimientos de forma manual, lo que conlleva a más uso de papel y traslados innecesarios.

 Es por ello que dentro de nuestros servicios procuramos capacitar a nuestros clientes y miembros de la RED, haciendo el mejor uso de las herramientas que nos proporciona la tecnología, innovando y fortaleciendo nuestras prácticas, para el bien común.

Si quieres saber más, no dudes en ingresar a nuestra sección de Servicios, escribir al correo atemprendedores@gmail.com o fijar una cita llenando el formulario de contacto.

Porque en ATE, garantizamos el crecimiento , convirtiendo en una prioridad la sostenibilidad en planes de negocio de pequeñas y grandes empresas.