El Triángulo del éxito empresarial. Un enfoque integral e integrado de 360° para la excelencia 

06.08.2019

Enfoque gerencial de 360 grados que direcciona, integra y potencia los diferentes niveles organizacionales, estratégicos, tácticos y operativos,

Triángulo del éxito Empresarial, Alberto J. Barboza P.


El Triángulo del Éxito Empresarial término asumido por estar convencido a lo largo de más de 30 años de experiencia, como empleado, gerente, consultor e investigador, en diferentes organizaciones, públicas, privadas, mixtas, grandes, medianas, pequeñas, de manufactura y de servicios, que la mayoría de los grandes problemas que padecen las organizaciones se circunscriben a alguno, o varios a la vez, de los elementos que conforman este triángulo, siendo éstos: la direccionalidad, la gobernabilidad, la confiabilidad de los procesos y el liderazgo. Problemas que no permiten que las empresas no solamente no logren su visión y objetivos corporativos, sino que ni siquiera materialicen su misión, su razón de ser, que es la condición mínima aceptable; es decir, lo menos que cualquier empresa puede hacer es cumplir con su razón de ser y su razón de estar en el medio seleccionado. 

Se puede aceptar que el cumplimiento con la misión sea de la manera más imperfecta posible, pero que una empresa no cumpla con su propia razón de ser es una situación de extrema gravedad. Pues bien, la mayoría de las empresas con las que he tenido contacto, presentan dificultades para cumplir con su misión, ni decir de su visión justamente por ser estadio superior. 

Así que el éxito empresarial va a depender sobremanera del buen funcionamiento de cada uno de los cuatro elementos del triángulo del éxito; primero, que estén bien construidos; segundo, que estén exentos de problemas en su interior y tercero que interactúen de manera armónica. Veamos cada componente del triángulo del éxito empresarial. 

La Direccionalidad, donde la  empresa configura su destino deseado y diseña los dispositivos necesarios y suficientes para llegar a él. Entre los dispositivos más importantes está justamente la visión que es la meta, la estrategia que representa el camino más idóneo para transitar hacia ella, los objetivos estratégicos y el plan o conjunto de planes de acción que representan las veredas y calles de ese gran camino que es la estrategia.  

En suma, estamos hablando de un plan estratégico que le da direccionalidad y sentido del porvenir a la empresa.

La gobernabilidad representa dominio sobre factores que son determinantes para el éxito del plan estratégico. Con ella la gerencia adquiere el control necesario de los recursos internos y externos requeridos para llegar al destino trazado. La gobernabilidad sugiere poder de maniobra sobre los diferentes recursos, bien sea los internos, tales como; las relaciones entre la dirección y los trabajadores, la procura, los insumos y los recursos externos, siendo los más importantes, los clientes, proveedores, legales y reglamentarios por mencionar algunos.

Por su parte, la confiabilidad de los procesos significa que éstos están bajo dominio gerencial y operativo, los procesos se ejecutan de la manera prevista, son eficaces y eficientes y por ende generan los resultados deseados al menor costo posible, lo cual se traduce en un incremento de la productividad y la consecuente rentabilidad. 

Por último, el liderazgo siendo la enzima catalizadora que promueve el desarrollo de los tres  elementos del triángulo descritos, el liderazgo es la fuerza del cambio y de la constante revisión de posturas ante los diferentes elementos internos y del entorno a la organización. El liderazgo le da a la alta dirección y al equipo de gerencia la oportunidad de trascender y converger hacia realidades deseadas con la instauración de una cultura corporativa de éxito y prosperidad.

En definitiva, el triángulo del éxito es un enfoque gerencial de 360 grados que  direcciona, integra y potencia los diferentes niveles organizacionales, estratégicos, tácticos y operativos, identificando las oportunidades de mejora, a nivel de los procesos, estructuras y  la cultura donde se aborda el factor humano como ente impulsor de los cambios que se requieren para la agregación de valor e incremento en la productividad y rentabilidad empresarial.

En próximas entregas abordaremos cada uno de los elementos del triángulo del éxito por separado con mayor profundidad.


Alberto Barboza
Alberto Barboza